El misterio del potro picante

Chorizo de potro picante.
Chorizo de potro picante.

En un gazapo anterior (ver aquí) informaba del descubrimiento de una nueva especie animal, con la que se elaboraba un chorizo. Pues resulta que, al comprar el mencionado chorizo, de la marca Precazasa, aumentan mis dudas sobre el potro picante, que es la especie a la que me refiero. He descubierto que, entre sus propiedades, se encuentra la de pasar totalmente inadvertido. Tal vez por eso hasta ahora no lo he conseguido ver nunca. La etiqueta del chorizo insiste en que «¡Es carne de caza!», asunto que ya mencioné en la nota anterior. Y también la etiqueta pone:
«Chorizo de potro picante».

Lo curioso viene ahora: un poco más abajo leo la composición del chorizo:
«Magro de cerdo, sal, pimentón picante, azúcares, dextrina, dextrosa, lactosa, proteína de leche, antioxidante [E-331]».

¿Dónde se esconde el potro picante? ¿Se camufla bajo la forma de pimentón? ¿Lo está escondiendo el cerdo? Está claro que la naturaleza aún nos oculta muchos misterios.

Potro salvaje y picante

Especie nueva.
Especie nueva.

En las ferias siempre se presentan novedades de todo tipo. Es su principal atractivo. Y en algunas ocasiones, las novedades más espectaculares pasan casi desapercibidas. En la Feria alimentaria de Abejar (Soria) he podido descubrir una nueva especie animal. Incluso la he probado y he de decir que está sabrosa. Es una especie cinegética, como el ciervo, el jabalí o el gamo (los productos a la venta están encuadrados en la categoría de «EMBUTIDOS DE CAZA»). Se trata del potro picante. En el cartel de la oferta lo dice bien claro:
«1-CHORIZO DE POTRO PICANTE»

Entiendo que es una especie destinada al consumo. Incluso si se domestica, habrá que tomar precauciones al cabalgar sobre ella y, por supuesto, no hacerlo como Lady Godiva, so pena de resentirse dolorosamente de las almorranas.